Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 9 octubre 2012

El pasado 4 de octubre, Grupo FARO organizó el segundo encuentro Ecuador Será, un espacio de análisis de propuestas novedosas y de diálogo entre diferentes sectores para imaginar el país que podríamos construir en las próximas décadas. Lo hicimos en reconocimiento de nuestra responsabilidad, no solo apoyando las reformas públicas que gobiernan el presente, sino proponiendo aquellas que se requieren para impulsar a nuestras sociedades hacia el futuro. El segundo encuentro Ecuador Será tuvo como tema central la sustentabilidad y las formas en las que podríamos aportar al proceso que está permitiendo que el Ecuador se convierta en un modelo reconocido globalmente por la gestión sustentable de su riqueza natural.

¿Porqué seleccionamos la sustentabilidad como tema de este encuentro Ecuador será? Según varios investigadores,  la sexta ola de innovación global se producirá alrededor de los recursos naturales. Tal como se aprecia en el gráfico presentado a continuación, la primera ola de innovación se originó con la mecanización de la industria movida por el agua a inicios de 1800 y la quinta con la creación del Internet en la década del 70.

Olas de innovación global

La creciente demanda por alimentos y minerales contrasta con los límites planetarios que evidencian los impactos ambientales del crecimiento económico. Adicionalmente, el crecimiento de países como China o India y la expansión de la clase media mundial que llegará a más de 3.000 millones de personas para el año 2030, hacen imprescindible una nueva ola de innovación global que permita gestionar de forma sustentable y creativa recursos como el agua, los alimentos o la energía.

Frente a este desafío global, América Latina tiene una enorme oportunidad. Con el 10% de la población mundial, nuestro continente posee 20% de la biodiversidad, 25% de la tierra arable y 40% del agua de nuestro planeta. Por ello, el mundo comienza a mirar a la nuestra como la región que posee la reserva más importante de recursos naturales claves para el futuro de la humanidad.

Desafortunadamente, poseemos la riqueza natural pero no todo el conocimiento que necesitamos para gestionarla sustentable e innovadoramente. En América Latina generamos sólo el 2.3% del conocimiento científico producido globalmente y tenemos menos del 1% de las 500 mejores universidades del mundo.

Esto es particularmente cierto en Ecuador. Pese a ser uno de los 17 países con mayor biodiversidad del mundo, tradicionalmente no hemos añadido conocimiento a nuestros recursos naturales. Entre 1948 y 2006 la industria bananera generó 20 mil millones de dólares en exportaciones, pero sólo el 3% de sus productos tenían valor agregado. Pese a los importantes cambios realizados en los últimos años en el sector educativo, de la ciencia y la tecnología, aún somos uno de los países de la región donde se invierte menos en educación e investigación, con escasa colaboración universidad – sector privado y, en parte por ello, todavía publicamos y patentamos muy poco.

Sin embargo, hay destellos de un paradigma distinto. Ecuador ha hecho innovadores aportes al mundo tales como el reconocimiento de los derechos de la naturaleza y el buen vivir además de Iniciativas como la Yasuní – ITT, propuesta de vanguardia contra el calentamiento global y una de las apuestas más audaces para la transformación planetaria. Adicionalmente, comienzan a desarrollarse diversas iniciativas privadas que están añadiendo valor y conocimiento a los recursos naturales con lo que está germinando el consenso que no podemos reproducir el modelo primario-exportador: poco diversificado, extensivista, escaso en valor agregado y concentrado en pocas manos, que primó en décadas pasadas.

El desafío, entonces, es aprender a utilizar sabiamente los conocimientos existentes y empujar la generación de nuevos que nos permitan “descomodificar” los commodities generando complejos productivos o clusters enfocados en productos específicos donde se articulen empresas, universidades, instituciones del gobierno central, gobiernos locales y centros de investigación, que trabajen de forma conjunta por generar conocimiento que permita “sofisticar” dichos productos, añadiéndoles valor a lo largo de la cadena.

Para ello se requiere generar interacciones entre los actores públicos y privados participando en el cluster para promover un desarrollo basado, no tanto en la extracción de recursos naturales, como ahora, sino en la generación de conocimiento a partir de los recursos naturales así como a las actividades y servicios que  podrían formarse y encadenarse en torno a ellos. Sólo de esa forma aprovecharemos esta oportunidad histórica en que los recursos naturales están en el centro del desarrollo planetario pero no exportaremos materias primas como madera o cacao sino tecnología para la gestión sustentable de los bosques o software para rastrear en línea el origen y cumplimiento de estándares ambientales y sociales del chocolate. 

En el encuentro Ecuador Será Sustentable se analizaron ideas generadas por investigadores que presentaron trabajos innovadores para que, en pocos años, América Latina y Ecuador sean reconocidos por la haber iniciado esta sexta ola de innovación global.

Comenzamos ese diálogo, guiados por Guilherme Leal quien con su presentación “Construyendo una agenda sustentable: perspectivas y experiencias” compartió la visión de un líder, fundador de Natura, una de las empresas basada en recursos naturales más exitosas e innovadoras de nuestra región; en su presentación Guilherme nos recordó que la generación de un paradigma de desarrollo basado en la sustentabilidad requiere más colaboración antes que más competencia.

Luego se analizaron investigaciones que se centran en desafíos macro y otras que se enfocan en dinámicas y respuestas locales a la sustentabilidad. Analizaremos tendencias y responderemos a preguntas que van desde, cómo convertir al Ecuador en una potencia de energías renovables hasta como rediseñar la manzana de nuestras ciudades y los ecosistemas urbanos. Otras propuestas presentaron innovadoras metodologías para medir la biodiversidad así como nuevas formas de promover la ecoinnovación popular que democratice las oportunidades de que buenas ideas se transformen en productos o servicios para la sustentabilidad.

Por ello, Bernardo Toro, desde la ética del cuidado, nos  invitó a reconocer que la sustentabilidad no puede ser vista como un proyecto tecnocrático o elitista sino, sobre todo, como un proyecto social que requiere el cambio de las mentes, de la ética que rige las relaciones sociales y del establecimiento de nuevas instituciones de aprendizaje, creación e innovación.

Así como la quinta ola de innovación -aquella originada con la invención del Internet- estuvo en manos de científicos y programadores, la siguiente ola de innovación basada en los recursos naturales no será posible si la dejamos sólo al Estado o a las empresas privadas. El desafío es para cada uno de nosotros, que debemos aprender a ser no sólo consumidores sino también productores,  lo que Alvin Toffler denominó “prosumidores”. Para ello, es necesario establecer políticas y prácticas que nos permitan, por ejemplo, no sólo consumir energía sino también instalar en nuestros hogares fuentes de producción de energía renovables para envíar los excedentes a la red.  Para ir dando pasos concretos en esa dirección, desde Grupo FARO estamos proponiendo el establecimiento del “centro para la innovación sustentable” para documentar buenas ideas para la sustentabilidad y establecer espacios de innovación y generación e implementación de propuestas que nos permitan ir construyendo este nuevo paradigma de desarrollo.

Aprovechar una oportunidad histórica en que la riqueza natural está en el centro del desarrollo planetario, sólo depende de nosotros  y de nuestra capacidad de  enfocar en este objetivo el talento de nuestros investigadores, el compromiso de los políticos, la energía emprendedora de nuestra gente. Si logramos definir este proyecto colectivo de futuro,  Ecuador y América Latina podrán convertirse en artífices, y no solo espectadores, del modelo de desarrollo en el que vivirán las futuras generaciones.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: