Feeds:
Entradas
Comentarios

There is a growing consensus on the importance of think tanks in the quality of public policies and democratic institutions. In some contexts with dictatorships or precarious democratic systems think tanks have played a fundamental role in promoting values ​​of pluralism and generating spaces for the exchanges of ideas, foster collaboration between political tendencies and, in many cases, open the path to more democratic societies. In contexts of consolidated democracies, think tanks have played an important role in feeding public debates with ideas, forming cadres for the civil service, and promoting better policies and more vibrant, pluralistic, and dynamic public deliberation.

Given their level of influence on the manner in which ideas that transform societies are generated and implemented, it is legitimate to expect them to make public their principles and values, research agendas, and funding. However, and although this is still a relatively understudied area, ground breaking initiatives such Transparify reveal that transparency in think tanks still faces significant challenges which may be affecting their capacity to fulfil their roles.

Therefore, in the meeting convened by the Think Tank Initiative in Istanbul last February that brought together more than 50 think tanks in Africa, Asia and Latin America as well as think tanks and donors from Europe and the US, a group of organizations got together in a working group in order to propose a global agenda on think tank transparency.

The Istanbul Principles on Think Tank Transparency

This group generated what we called the Istanbul Principles on Think Tank Transparency outlined below:

  1. Ongoing.- One of the challenges that transparency processes implemented by think tanks face is that they are focused to certain moments in the organisational year. Think tanks usually publish their financial reports annually, once they have been sent to their national tax authorities. Others also publish an annual report summarising the research activities, events and trainings undertaken during the same period.

In societies with citizens who are increasingly demanding permanent access to information, think tanks are being challenged to constantly communicate the resources they manage, the organisational processes they follow, and the results achieved as a consequence of their research and communications work.

There are, for example, organisations that have the policy of publishing the agendas of their Executive Board meetings as a way of publicising the agenda of the highest authority of the institution and thus reducing the potential conflict of interest that may arise from an opaque interaction with certain individuals or organisations.

  1. Holistic.- Despite the importance of the financial dimension, transparency cannot just be about making public the source of funding of think tanks. It is necessary to make other dimensions of a think tank transparent, too. This includes the quality control protocols of the research conducted, the values ​​and principles of the organization, and the governance arrangements and policies by which they make strategic decisions. Some think tanks, for example, publish on their web page their research agenda whereas others publish their strategic and annual planning.

Additionally, transparency cannot be just an outward looking process. It is crucial that organisations are transparent to their own members in order to achieve a more coordinated, effective and efficient management, and to develop a stronger organisational identity.

  1. Creative communication.- Think tanks have developed competencies and skills to effectively communicate the results of their research. In recent years think tanks have seen a more comprehensive use of digital tools and many forms of data visualisation to help communicate complex information and analyses in simple and accessible ways.

However, when it comes to making the results of their efforts transparent, think tanks usually do it in 2D, with messages burdened by opaque technical terms that are only understood by a small proportion of their audiences.

Global Call to Action

Since transparency seems to be an issue that is here to stay, the group gathered at the Exchange organised by the Think Tank Initiative would like to invite the community of think tanks to establish a global initiative that promotes, among others, the following objectives:

  1. Collect and disseminate existing good practices on transparency among think tanks around the world;
  2. Support the development of skills for those think tanks who are interested in increasing their levels of transparency; and
  3. Develop a voluntary global standard for think tank transparency that provides the basic principles of transparency for policy-applied research centres worldwide.

Why do we need a global standard for think tank transparency? Firstly, because it provides a global framework, against which think tanks that intend to improve the transparency of different aspects of the organization, can assess themselves: their own codes, practices, and progress.

Additionally, a global standard that has been developed by think tanks themselves would respond to the specific needs of the community and help improve coordination between our organizations thus facilitating joint research and advocacy on this issue.

Finally, a global standard for transparency developed with the participation of think tanks from different regions of the world would increase the legitimacy and credibility of the transparency efforts undertaken by the think tank community. This would also reduce attacks by governments that distrust the independence and credibility of their research.

While it is important to recognise that there are contexts where for safety reasons it is not possible to make all information transparent, a global standard would help to effectively communicate think tanks commitment to transparency. After all, transparency has technical benefits, such as coordination and efficiency, but it also has a political impact, because it helps to increase trust and credibility for the work carried out by think tanks.

Therefore, we would like to invite think tanks in Africa, the Americas, Asia, Europe and Oceania to join a working group that will seek to develop capacities to increase think tanks levels of transparency and to promote a global agenda on think tanks transparency with the certainty that these efforts will help think tanks enjoy greater trust, credibility and impact in our societies.

 

*This post was published in “On Think Tanks” and eflects the discussion of a panel at the Think Tank Initiative’s Global Exchange 2015 held in Istanbul. The panel included: Richard Darlington (IPPR, UK), Kwame Owino (IEA Kenya), Carmen Ortíz (ASIES, Guatemala), Andrej Nosko (Think Tank Fund), Sonja Stojanovic (BCSP, Serbia), Goran Buldioski (Think Tank Fund), Chukwuka Onyekwena (CSEA, Nigeria), Shannon Sutton (Think Tank Initiative) and Enrique Mendizabal (On Think Tanks.

Por Orazio Bellettini y Adriana Arellano**

Uno de los principales obstáculos para el desarrollo y el progreso del Ecuador es su fragmentación geográfica, social, política y económica. Los altos niveles de fragmentación han reducido la posibilidad de implementar y sostener reformas que son clave para el desarrollo del Ecuador. En ese contexto, analizamos el Plan Decenal de Educación (PDE) compuesto por ocho políticas educativas que han sido implementadas por diversos Gobiernos y que ha permitido la  colaboración entre el Estado, universidades, organismos de cooperación internacional y organizaciones de la sociedad civil.

I. Orígenes del PDE

El Plan Decenal de Educación fue promovido por los movimientos sociales cuando se estableció el primer Acuerdo Nacional “Educación Siglo XXI” en abril de 1992. Un segundo y tercer acuerdo siguieron en junio de 1996 y en noviembre de 2004, que finalmente llevaron a un Plan Decenal de Educación con objetivos claros que deben alcanzarse en 2015. Las ocho políticas educativas incluidas en el PDE son las siguientes:

  1. Universalización de la educación inicial de 0 a 5 años.
  2. Universalización de la educación general báscia (EGB) de primero a décimo grado.
  3. Incremento de la matrícula en el bachilleratohasta alcanzar al menos 75% de la población en edad correspondiente.
  4. Erradicación del analfabetismo y fortalecimiento de la Educación continua para adultos
  5. Mejoramiento de la infraestructura física y el equipamiento de las instituciones educativas.
  6. Mejoramiento de la calidad y equidad en la educación e implementación del Sistema Nacional de Evaluación (SER).
  7. Revalorización de la profesión docente, el desarrollo profesional, las condiciones de trabajo y la calidad de vida.
  8. Aumento del 0,5% anual de la participación del sector educativo en el hasta alcanzar al menos el 6%.

Desde su aprobación, el PDE posibilitó la promoción de reformas constitucionales, así como la creación de instituciones y la implementación de programas y proyectos necesarios para alcanzar los objetivos definidos en el Plan, tales como el sistema de evaluación educativa. El PDE también ha generado un espacio para que colaboren las instituciones públicas y las organizaciones no gubernamentales.

II. El caso de Educiudadanía

De acuerdo con los principios incorporados en la Declaración de París, el Programa de Apoyo al Plan Decenal de Educación (PAPDE), implementado por la Unión Europea en Ecuador, abrió una convocatoria que invitó a organizaciones de la sociedad civil (OSC) a que desarrollen un programa para acompañar la ejecución del PDE desde una perspectiva no gubernamental.

La propuesta presentada por Grupo FARO, un centro de investigación en políticas públicas, en alianza con universidades y OSC con experiencia en educación, fue seleccionado por un comité compuesto por representantes de la Unión Europea y del Ministerio de Educación, e incluyó los siguientes objetivos.

  • Confirmar y monitorear la implementación del PDE y el cumplimiento de sus objetivos, basados en indicadores y competencias.
  • Desarrollar la capacidad de observación en los actores sociales a nivel nacional y regional, para acompañar la implementación del PDE.
  • Promover la construcción social de propuestas de políticas a través de redes y espacios para diálogos y acuerdos que contribuyan al fortalecimiento del PDE.

El programa desarrollado por Grupo FARO y sus aliados se llamó “Educiudadanía” y se basó en el principio que considera que los desafíos que enfrenta el sistema educativo ecuatoriano no pueden ser resueltos solo por el Estado. Por esta razón, los objetivos del PDE incluyeron la participación de docentes y funcionarios públicos del Ministerio de Educación, pero también requirieron la participación de padres y estudiantes así como de universidades y el sector privado como futuros beneficiarios de la calidad y equidad del sistema educativo.

Desde el comienzo de la iniciativa, y para facilitar la interacción, la colaboración y el flujo de información entre los actores, “Educiudadanía” fue creada como un modelo tripartito, incluyendo: el Estado, representado por el Ministerio de Educación; la entidad cooperante internacional, la Unión Europea; y la sociedad civil, a través de la iniciativa y de las organizaciones participantes. Este modelo propone reuniones periódicas de la comisión tripartita con el fin de delinear y resolver los aspectos claves de la iniciativa, abordar las dificultades de juntar y comunicar información, y discutir las barreras críticas de la implementación del PDE. En la siguiente imagen se presenta el modelo de colaboración establecido bajo la iniciativa.

Figura 1: El modelo tripartito de colaboración de Educiudadanía.

pde graphic

Fuente: Bellettini, O., 2010

Durante su ejecución en dos fases, Educiudadanía ha generado una diversidad de productos de información, análisis de datos y herramientas interactivas para facilitar el seguimiento del PDE por los ciudadanos. También ha implementado talleres y cursos de desarrollo de capacidades, ha organizado foros ciudadanos, y ha coordinado observatorios y redes ciudadanas locales.

El modelo tripartito ha permitido un diálogo y una colaboración más fluidos entre la sociedad civil, los donantes y el Ministerio de la Educación. Además, esta interacción ha fortalecido las capacidades y la institucionalidad de los tres actores al establecer una relación sostenida con base en la generación, discusión y análisis de la información y la evidencia, contando con la participación, la supervisión y la retroalimentación de la sociedad civil. Educiudadanía también ha sido un puente que conecta las realidades locales a nivel macro de las políticas y, de esa manera, conecta al Estado con la realidad local en un ciclo de retroalimentación continua.

III. Algunas conclusiones y reflexiones preliminares

El Plan Decenal de Educación de Ecuador ha producido tanto el cambio como la continuidad. Por un lado, el cambio, porque facilitó varias reformas innovadoras para lograr sus metas. Por otro lado, el PDE ha sido una enorme contribución de la estabilidad en un país que, debido a sus altos niveles de fragmentación, le ha sido difícil generar consensos que podrían provocar la implementación de políticas a largo plazo.

En un estudio reciente, Edwards y García (2014) concluyeron que no hay evidencia de que la inclusión del derecho a la educación en la constitución está asociada con la calidad de la educación. Incluso más importante que un marco legal es que las políticas educativas deben tener una base social. La experiencia deEduciudadanía muestra que la participación de actores no gubernamentales puede ser clave para aumentar la continuidad y la legitimidad de las políticas públicas. La participación de una coalición de centros de estudios, universidades y organizaciones de la sociedad civil en una comisión integrada también por un donante internacional y el Ministerio de la Educación creó un espacio permanente para el monitoreo independiente por parte de grupos de ciudadanos tanto a nivel nacional como local. Además, se hizo posible desagregar la información sobre los resultados de cada política al nivel local, que resultó ser vital para involucrar a los ciudadanos en los observatorios y los esfuerzos de seguimiento.

Otro factor que marcó una diferencia fue la aprobación del PDE en un referéndum. A pesar de que varios ministros y gobiernos diferentes estaban en el poder durante la implementación del PDE, ninguno de ellos trató de modificar o descontinuar el PDE. También redujo la posibilidad de que actores como el sindicato de profesores y los partidos políticos ejercieran el poder de veto informal que tradicionalmente había paralizado al Ministerio de la Educación en su implementación de reformas de políticas en las áreas relacionadas con el proceso de selección y evaluación de los profesores, entre otros.

La experiencia del Plan Decenal de Educación de Ecuador muestra que la continuidad de la política ocurre dentro de un amplio espacio público que incluye no solo al Estado, sino también al sector privado y organizaciones de la sociedad civil. La sostenibilidadde las políticas requiere una combinación de un enfoque de arriba hacia abajo (es decir, existencia de una legislación y del compromiso político), con un enfoque de abajo hacia arriba (es decir, la participación de los ciudadanos y las organizaciones de base y su apropiación de la política pública).

No hay ningún actor que tenga todos los recursos, las ideas y la legitimidad para superar la fragmentación y sostener políticas a largo plazo. La colaboración y una visión compartida a largo plazo son claves para promover un sistema educativo más innovador, inclusivo, y efectivo con la capacidad de crear oportunidades para todos en el siglo XXI.

** Los autores trabajan como Director Ejecutivo y Directora de Investigación de Grupo FARO, un centro de investigación de políticas públicas que genera evidencia para informar las políticas públicas e inspirar prácticas que construyan una sociedad más próspera, innovadora, sostenible y democrática.

* El presente artículo es un resumen de un capítulo en el libro Education in South America editado por Simon Schwartzman que será publicado por Bloomsbury en 2015 y fue publicado en el blog del PREAL

El pasado 4 de octubre, Grupo FARO organizó el segundo encuentro Ecuador Será, un espacio de análisis de propuestas novedosas y de diálogo entre diferentes sectores para imaginar el país que podríamos construir en las próximas décadas. Lo hicimos en reconocimiento de nuestra responsabilidad, no solo apoyando las reformas públicas que gobiernan el presente, sino proponiendo aquellas que se requieren para impulsar a nuestras sociedades hacia el futuro. El segundo encuentro Ecuador Será tuvo como tema central la sustentabilidad y las formas en las que podríamos aportar al proceso que está permitiendo que el Ecuador se convierta en un modelo reconocido globalmente por la gestión sustentable de su riqueza natural.

¿Porqué seleccionamos la sustentabilidad como tema de este encuentro Ecuador será? Según varios investigadores,  la sexta ola de innovación global se producirá alrededor de los recursos naturales. Tal como se aprecia en el gráfico presentado a continuación, la primera ola de innovación se originó con la mecanización de la industria movida por el agua a inicios de 1800 y la quinta con la creación del Internet en la década del 70.

Olas de innovación global

La creciente demanda por alimentos y minerales contrasta con los límites planetarios que evidencian los impactos ambientales del crecimiento económico. Adicionalmente, el crecimiento de países como China o India y la expansión de la clase media mundial que llegará a más de 3.000 millones de personas para el año 2030, hacen imprescindible una nueva ola de innovación global que permita gestionar de forma sustentable y creativa recursos como el agua, los alimentos o la energía.

Frente a este desafío global, América Latina tiene una enorme oportunidad. Con el 10% de la población mundial, nuestro continente posee 20% de la biodiversidad, 25% de la tierra arable y 40% del agua de nuestro planeta. Por ello, el mundo comienza a mirar a la nuestra como la región que posee la reserva más importante de recursos naturales claves para el futuro de la humanidad.

Desafortunadamente, poseemos la riqueza natural pero no todo el conocimiento que necesitamos para gestionarla sustentable e innovadoramente. En América Latina generamos sólo el 2.3% del conocimiento científico producido globalmente y tenemos menos del 1% de las 500 mejores universidades del mundo.

Esto es particularmente cierto en Ecuador. Pese a ser uno de los 17 países con mayor biodiversidad del mundo, tradicionalmente no hemos añadido conocimiento a nuestros recursos naturales. Entre 1948 y 2006 la industria bananera generó 20 mil millones de dólares en exportaciones, pero sólo el 3% de sus productos tenían valor agregado. Pese a los importantes cambios realizados en los últimos años en el sector educativo, de la ciencia y la tecnología, aún somos uno de los países de la región donde se invierte menos en educación e investigación, con escasa colaboración universidad – sector privado y, en parte por ello, todavía publicamos y patentamos muy poco.

Sin embargo, hay destellos de un paradigma distinto. Ecuador ha hecho innovadores aportes al mundo tales como el reconocimiento de los derechos de la naturaleza y el buen vivir además de Iniciativas como la Yasuní – ITT, propuesta de vanguardia contra el calentamiento global y una de las apuestas más audaces para la transformación planetaria. Adicionalmente, comienzan a desarrollarse diversas iniciativas privadas que están añadiendo valor y conocimiento a los recursos naturales con lo que está germinando el consenso que no podemos reproducir el modelo primario-exportador: poco diversificado, extensivista, escaso en valor agregado y concentrado en pocas manos, que primó en décadas pasadas.

El desafío, entonces, es aprender a utilizar sabiamente los conocimientos existentes y empujar la generación de nuevos que nos permitan “descomodificar” los commodities generando complejos productivos o clusters enfocados en productos específicos donde se articulen empresas, universidades, instituciones del gobierno central, gobiernos locales y centros de investigación, que trabajen de forma conjunta por generar conocimiento que permita “sofisticar” dichos productos, añadiéndoles valor a lo largo de la cadena.

Para ello se requiere generar interacciones entre los actores públicos y privados participando en el cluster para promover un desarrollo basado, no tanto en la extracción de recursos naturales, como ahora, sino en la generación de conocimiento a partir de los recursos naturales así como a las actividades y servicios que  podrían formarse y encadenarse en torno a ellos. Sólo de esa forma aprovecharemos esta oportunidad histórica en que los recursos naturales están en el centro del desarrollo planetario pero no exportaremos materias primas como madera o cacao sino tecnología para la gestión sustentable de los bosques o software para rastrear en línea el origen y cumplimiento de estándares ambientales y sociales del chocolate. 

En el encuentro Ecuador Será Sustentable se analizaron ideas generadas por investigadores que presentaron trabajos innovadores para que, en pocos años, América Latina y Ecuador sean reconocidos por la haber iniciado esta sexta ola de innovación global.

Comenzamos ese diálogo, guiados por Guilherme Leal quien con su presentación “Construyendo una agenda sustentable: perspectivas y experiencias” compartió la visión de un líder, fundador de Natura, una de las empresas basada en recursos naturales más exitosas e innovadoras de nuestra región; en su presentación Guilherme nos recordó que la generación de un paradigma de desarrollo basado en la sustentabilidad requiere más colaboración antes que más competencia.

Luego se analizaron investigaciones que se centran en desafíos macro y otras que se enfocan en dinámicas y respuestas locales a la sustentabilidad. Analizaremos tendencias y responderemos a preguntas que van desde, cómo convertir al Ecuador en una potencia de energías renovables hasta como rediseñar la manzana de nuestras ciudades y los ecosistemas urbanos. Otras propuestas presentaron innovadoras metodologías para medir la biodiversidad así como nuevas formas de promover la ecoinnovación popular que democratice las oportunidades de que buenas ideas se transformen en productos o servicios para la sustentabilidad.

Por ello, Bernardo Toro, desde la ética del cuidado, nos  invitó a reconocer que la sustentabilidad no puede ser vista como un proyecto tecnocrático o elitista sino, sobre todo, como un proyecto social que requiere el cambio de las mentes, de la ética que rige las relaciones sociales y del establecimiento de nuevas instituciones de aprendizaje, creación e innovación.

Así como la quinta ola de innovación -aquella originada con la invención del Internet- estuvo en manos de científicos y programadores, la siguiente ola de innovación basada en los recursos naturales no será posible si la dejamos sólo al Estado o a las empresas privadas. El desafío es para cada uno de nosotros, que debemos aprender a ser no sólo consumidores sino también productores,  lo que Alvin Toffler denominó “prosumidores”. Para ello, es necesario establecer políticas y prácticas que nos permitan, por ejemplo, no sólo consumir energía sino también instalar en nuestros hogares fuentes de producción de energía renovables para envíar los excedentes a la red.  Para ir dando pasos concretos en esa dirección, desde Grupo FARO estamos proponiendo el establecimiento del “centro para la innovación sustentable” para documentar buenas ideas para la sustentabilidad y establecer espacios de innovación y generación e implementación de propuestas que nos permitan ir construyendo este nuevo paradigma de desarrollo.

Aprovechar una oportunidad histórica en que la riqueza natural está en el centro del desarrollo planetario, sólo depende de nosotros  y de nuestra capacidad de  enfocar en este objetivo el talento de nuestros investigadores, el compromiso de los políticos, la energía emprendedora de nuestra gente. Si logramos definir este proyecto colectivo de futuro,  Ecuador y América Latina podrán convertirse en artífices, y no solo espectadores, del modelo de desarrollo en el que vivirán las futuras generaciones.

En los próximos 10 años se jubilarán más de 75 millones de personas solo en EEUU y Canadá. Por la belleza de sus paisajes, las políticas de beneficios para la tercera edad y su riqueza cultural, varias de estas personas han comenzado a elegir al Ecuador como el destino para vivir sus años dorados.

Cerca de 20.000 adultos mayores se han trasladado al Ecuador, principalmente a tres ciudades: Cuenca, Vilcabamba y Cotacachi. ¿Qué tienen en común estas tres localidades? Además de compartir su belleza, todas están ubicadas en la serranía ecuatoriana. Adicionalmente, la llegada de jubilados a estas ciudades ha sido predominantemente producto de un proceso dinámico pero espontáneo, no necesariamente caracterizado por la planificación coordinada entre actores públicos y privados.

Bahía de Caráquez (Fuente: EcuTv)

En los siguientes años seguirán llegando personas de la tercera edad y, por ello, en el Cantón Sucre y la provincia de Manabí se plantea la oportunidad de convertirse en el primer lugar de la costa ecuatoriana en ser reconocido por sus bondades para personas que están viviendo los años dorados. El desafío es construir una visión compartida para lograr que este proceso contribuya con el desarrollo de Sucre y genere beneficios tanto para sus habitantes como para los extranjeros que han decidido hacerla su nuevo hogar.

Hay experiencias que evidencian que la venida de adultos mayores puede ser un importante motor del desarrollo. En países como Costa Rica, los jubilados (as) están invirtiendo en pequeñas y medianas empresas locales apoyando así el florecimiento del emprendimiento y la innovación. Existen también buenos ejemplos en nuestro país: hace pocos meses, el entonces Rector de la Universidad del Azuay me compartía que jubilados con elevada formación académica que residen en Cuenca han ofrecido a las universidades locales dar clases en temas relacionados con ciencia y tecnología.

Así como hay oportunidades también existen riesgos. Si no trabajamos conjunta y planificadamente, podrían iniciarse procesos de especulación de bienes raíces y elevación de precios de los alimentos y otros productos básicos. Además podría crearse una comunidad de extranjeros que no se integre con la localidad, impidiendo cosechar los frutos que promete este encuentro de culturas.

Para aprovechar las oportunidades y reducir los riesgos de este proceso, el Gobierno Municipal de Sucre, la empresa de turismo responsable Chacay y Grupo FARO han venido promoviendo un diálogo que nos permita desarrollar una visión compartida de lo que queremos para el presente y el futuro del Cantón Sucre.

En los últimos meses se han organizado dos talleres donde han participado cerca de un centenar de líderes de nuestra comunidad en los cuales se acordó construir participativamente una ordenanza innovadora, ejemplo a nivel nacional e internacional, que incluya estrategias para revitalizar el estuario y las bases de un plan de desarrollo urbano para proyectar la Bahía de Caráquez y el Cantón Sucre que podríamos construir en las próximas décadas.

En estos diálogos también se acordó que esta ordenanza establezca estrategias para enfrentar los principales desafíos que tenemos que enfrentar. Se requiere, por ejemplo, asegurar el incremento de la cobertura y calidad de servicios básicos como el agua y la salud. Se necesita también establecer sistemas de información que eviten la especulación de la tierra y el incremento de los precios. Es imprescindible, además, mejorar el nivel educativo y potenciar el talento humano en nuestro cantón; para ello, se requiere fomentar oficios como electricidad, refrigeración, fisioterapia y profesiones como cardiología, idiomas, bienes raíces, turismo, todas ellas claves en este proceso.

El mayor desafío es convencernos que ningún actor tiene todos los recursos, ideas o capacidades para alcanzar estos objetivos y que, por tanto, la unidad es la única opción. Convencernos que sólo lograremos que la llegada de los jubilados promueva el desarrollo de nuestro cantón, si trabajamos con sentido de urgencia y la participación de todos: empresarios, profesores, autoridades del Estado, medios de comunicación y líderes de organizaciones de la sociedad civil. Convencernos que la llegada de años dorados a nuestra tierra ahora sólo depende de nosotros.

(Fuente: Semanario El Nuevo Globo)

América Latina vive tiempos inéditos. Nunca antes los países de la región habían gozado no solo de democracias estables, sino además de una participación ciudadana tan activa. Adicionalmente, en lo económico la región experimenta tasas sostenidas de crecimiento y de reducción de la pobreza e inequidad no vistas desde hace varias décadas. La explicación es tanto política como social y económica.  Entre los factores económicos que explican la actual bonanza de América Latina se encuentra la creciente demanda de sus recursos naturales.

Propone  que las universidades y los centros de políticas públicas cumplan un  papel clave, no solo al apoyar las reformas públicas que gobiernan el presente, sino proponer aquellas que se requieren para impulsar a la región hacia el futuro. Para ello, sin embargo, se necesitan centros de políticas públicas con la capacidad de ver más allá de la coyuntura y  promover una sociedad del conocimiento con identidad propia que impulse el desarrollo de las mentes, de las relaciones sociales y de las instituciones de creación, innovación y aprendizaje.

América  Latina  y  la sociedad del conocimiento

América  Latina posee el 8,48% de la población mundial, el 46% de la oferta de agua y el 20% de la biodiversidad del planeta (Luzón, 2010). Sin embargo, produce menos del 2,95% del conocimiento científico, tiene solo 1% de universidades entre las mejores 500 del mundo y registra el 0,19% de las patentes globales (Brunner, 2011).

Mientras que en la OECD existen 3 651 investigadores por cada millón de habitantes, en América Latina existen solo 495 (Ricyt, 2011). En parte porque Norteamérica y los países de Europa -que pertenecen a la OECD- producen casi 20 veces más artículos y 40 veces más citas vinculadas con ciencia y tecnología que los países latinoamericanos.

El rol de los centros de políticas públicas en la sociedad del conocimiento

Los centros de políticas públicas no están, por supuesto, exentos del uso predominante de las lógicas deductivas e inductivas.  Por ello, el papel de los ‘think tanks’ no debería limitarse a la función de analizar lo preexistente para informar el presente. Los centros de políticas públicas podrían: 1) desarrollar su capacidad de utilizar lógica abductiva y propiciar saltos mentales (‘Logical leap of the mind’) que permitan que los individuos, las organizaciones y las sociedades puedan visualizar tendencias que de otra forma permanecerían desapercibidas, y 2) generar propuestas para establecer nuevos modelos acordes con dichas tendencias y con potencial de beneficiar a los individuos, a las organizaciones y a las sociedades que lograron anticiparse al porvenir. A continuación, describo algunas de las funciones que podrían tener los centros de políticas públicas en este proceso:

a. Visualización del futuro

Una de las aparentes disyuntivas que confronta la región para avanzar en la consolidación de una sociedad del conocimiento está relacionada con su riqueza natural. La perspectiva dominante ha sido que países ricos en recursos naturales deben pasar a un modelo de desarrollo caracterizado por la industrialización que, en la visión tradicional, es donde se pueden generar conocimientos  y tecnología. Por ello, se concluye que es fundamental pasar de una economía basada en recursos naturales a otra intensiva en industrias para finalmente llegar a una economía basada en servicios y en conocimiento. En este escenario,  el modelo de desarrollo debería optar por realizar estos saltos progresivos hacia una sociedad del conocimiento.

b. Promoción del conocimiento

Los centros de políticas públicas  tienen como una de sus funciones promover la creación, difusión y uso del conocimiento como bien público. Esto no es incompatible con la promoción de intereses específicos de la organización; sin embargo, una de las mayores contribuciones de los centros de políticas públicas es promocionar una ‘cultura del conocimiento’, así como el desarrollo de instituciones claves para la sociedad del conocimiento,  tales como: fondos públicos para la investigación, programas de mejoramiento de la calidad de la educación e instituciones que promuevan la capacitación de futuros investigadores, por nombrar solo los aportes principales.

c.  Diálogos intersectoriales

En la sociedad del conocimiento nadie puede sobrevivir solo. La cooperación entre actores públicos y privados, universidades y organizaciones de la sociedad civil es clave para generar nuevas ideas y tecnologías.

Dado que la innovación se comporta como un bien público en el que ningún actor está dispuesto a financiar los costos iniciales —pues los beneficios pueden ser gozados por otros—, es necesario generar complejos productivos (“clusters”) enfocados en productos específicos donde se articulen empresas, universidades, instituciones del Gobierno central, gobiernos locales y centros de investigación. Las diferentes entidades pertenecientes al cúmulo deben trabajar de forma conjunta para generar conocimiento que permita “sofisticar” dichos productos añadiéndoles valor a lo largo de la cadena de valor y generando así bienestar para los actores que intervienen en las diferentes fases de esta. Para formar “clusters” basta con que haya un conjunto de empresas trabajando alrededor de un mismo producto —la visión de Marshall (1963) de los “conglomerados industriales”—: es necesario que existan mecanismos formales o informales de coordinación y aprendizaje colectivo.

Los centros de políticas públicas tienen, por tanto, el potencial para convertirse en catalizadores de “clusters de conocimiento” donde, como muestran los casos del café en Colombia y el vino en Chile, se propicie la generación y exportación de conocimiento, no solo de los productos, sino de los procesos y las formas organizacionales que añadan valor al recurso natural. Para ello, se requiere generar diálogos entre los diferentes actores, lo que se logra promoviendo confianza entre estos y creando espacios de intercambio y aprendizaje que faciliten la innovación y la generación de conocimiento.

Algunas reflexiones finales

América Latina requiere nuevas ideas que permitan traducir las oportunidades actuales en un modelo de desarrollo más próspero, sustentable y equitativo. Construir un nuevo  modelo de desarrollo basado en el conocimiento no implica solamente convertir a Latinoamérica en un productor de electrónica o telecomunicaciones sino, sobretodo, generar conocimiento y añadir valor a partir de aquellos recursos que posee en abundancia.

El desafío es, por tanto, construir una sociedad del conocimiento a la latinoamericana, una sociedad que esté enraizada en su historia, pero impulsada como un proyecto colectivo de futuro. Los centros de políticas públicas pueden jugar un rol muy importante en este proceso generando evidencia que informe las políticas del presente y proponiendo nuevos modelos y narrativas que, lejos de ser propaganda tecnocrática de modernidad, inspiren y movilicen la creatividad innovadora de los individuos, las organizaciones y las sociedades.

La utilización de esquemas lógicos distintos representa un desafío enorme para los centros de políticas públicas. Cumplir este rol significa que, además de desarrollar la capacidad para generar datos, deben detectar tendencias y proponer las políticas que ayuden a la región a prepararse para el futuro. Además, este rol impone a los centros de políticas públicas el reto de convertirse, más que nunca, en generadores de conocimiento para la gobernanza que promueva la colaboración de diferentes actores alrededor de procesos de aprendizaje e innovación colectiva.

Decía un cantautor latinoamericano que una cosa es el rumbo y otra es el camino. Para apoyar la construcción de nuevos modelos de desarrollo en América Latina, los centros de políticas públicas deben desarrollar su capacidad para saltar los datos existentes y generar nuevos modelos, y al mismo tiempo deben mantenerse como organizaciones de aprendizaje continuo que responden con flexibilidad y rapidez a los cambios que se van presentando en el proceso. Estos mismos desafíos aplican a la sociedad latinoamericana.

Este será el tiempo de nuestra región si se establecen instituciones que, sin dejar de lado el análisis del pasado, ayuden a construir un proyecto colectivo de futuro basado en el conocimiento que le permita convertirse en artífice, y no solo espectadora, del modelo de desarrollo en el que vivirán las futuras generaciones.

(Estas reflexiones provienen de un artículo publicado por la Revista Asuntos Públicos de la Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo, Universidad de los Andes de Colombia que luego fue incluido en la Revista EducAcción del Diario El Comercio del Ecuador).

En el pasado reciente, las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) cumplieron algunas de las funciones históricamente desempeñadas por el Estado y los partidos políticos. Sin embargo, los procesos de recuperación del Estado que viven hoy varios países latinoamericanos plantean la necesidad de redefinir el rol de las OSC. Como parte de ese proceso de redefinición existen posiciones diversas sobre si estas organizaciones (incluidos los centros de políticas públicas incluidos) debilitan o fortalecen la democracia y si incrementan o reducen la calidad de la política.

En los últimos meses, el Gobierno del Ecuador ha propuesto y promulgado normativas que regulan a las OSC y limitan de forma sustancial su capacidad de hacer incidencia política. Entre otras razones, se esgrime que estas organizaciones no tienen la legitimidad que otorga la representación democrática. Mi trabajo en Grupo FARO, un centro de políticas públicas que busca, desde la sociedad civil, mejorar la calidad de la deliberación pública, me ha enseñado que éste no es sólo un debate sobre el rol de las OSC sino que es una reflexión sobre el tipo de democracia y sociedad que queremos construir en nuestros países.

Los aportes realizados en las últimas décadas por “think tanks” demuestran que lo público no es sólo lo Estatal y que la política pública no sólo se “hace” de arriba para abajo (la esfera del Estado) sino también de abajo para arriba (la esfera de la ciudadanía). Adicionalmente, como argumenta un editorial publicado recientemente en un periódico ecuatoriano, las OSC también obtienen su legitimidad de las lecciones que ellas mismas sacan sobre su acción en terreno (…); y, de la solidez de las investigaciones académicas que respaldan sus puntos de vista”.

Aunque el desarrollo exige Estados fuertes e inteligentes, reducir lo público a lo Estatal es entender el poder como un juego de suma cero donde el fortalecimiento del Estado se da a expensas del debilitamiento de otros sectores de la sociedad. Esta visión además de no contribuir con la democracia, desconoce el hecho que el desarrollo también requiere de una sociedad civil dinámica y autónoma así como de un sector privado dinámico y responsable; en suma, esta visión reduce el dinamismo y capacidad de una sociedad de generar las sinergias que posibilitan la creación de las ideas y los recursos necesarios para su desarrollo.

Les animo a analizar otros argumentos que presenta este editorial y a que intercambiemos ideas sobre un tema tan actual como relevante para la democracia de nuestros países.

(Estas ideas tomaron forma gracias a la invitacion de Enrique Mendizabal, editor de On Think Tanks, un espacio clave para analizar el vínculo entre evidencia y políticas públicas así como el rol de los think tanks en este proceso).

***

Civil society organisations and politics

Recently, civil society organisations have carried out roles that have historically been the compentence of the State and political parties. However, the procecess of ‘recuperation‘ of the State that many Latin American countries are undergoing today, forces us to reflect and redefine these roles. Many positions on the roles of CSOs (includng policy research centres) have emerged as part of this process: do they weaken or strengthen democracy? Do they improve or reduce the quality of politics?

In the last few months, the Government of Ecuador has promoted and approved new legislation that regulates CSOs and substantially limits their capacity to engage with politics. Among the various arguments used is that these organisations do not enjoy the legitimacy that democratic representation confers (no votes, no voice). My work in Grupo FARO, a think tank that aims to improve the quality of public deliberation in Ecuador, has taught me that this is not just a debate about the roles of CSOs but a reflection about the type of democracy and society that we want for our countries.

The contributions made by think tanks in the last decades demostrate that matters of the public are not just those of the State and that public policy is not just “done” top-down (the sphere of the State) but also bottom-up (the sphere of the citizenship). Reducing the idea of the public to the State implies a view of power as if it was a zero sum game in which the strengthening of the State can only happen at the expense of other sectors in society. This view does not contribute to democracy and constraints the dynamism and capacity of society to generate the ideas and resources necessary for its development.

Additionally, as an editorial recently published in an Ecuadorian newspaper argues, CSOs also draw their legitimacy from the “lessons that they themselves learn from their action (…); and the robustness of the academic studies that support their points of view”.

I encourage you to consider other arguments presented in this editorial (in Spanish) and that we exchange ideas on a subject of clear relevance to the democracy of our countries.

(These ideas emerged thanks to the invitation of Enrique Mendizabal editor of On Think Tanks, a virtual space to analize the role of evidence improving public policies as well as the role of think tanks in this process).

Gracias a la invitación de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador y la Universidad de Murcia, pasé dos semanas facilitando el curso de Políticas Públicas en la Maestría de Desarrollo Humano Sostenible e Intervención Social. Con casi medio millón de habitantes, la ciudad de Murcia está ubicada al sudeste de la Península Ibérica y es capital del Municipio y Provincia del mismo nombre así como de una de las 17 Regiones de España. Su cercanía al río Segura, la fertilidad de sus tierras y una tradición  agrícola milenaria han permitido que la huerta murciana sea reconocida como la Huerta de Europa.    

Además de conocer el destino elegido por cerca de 50.000 ecuatorianos que migraron hace una década y comprobar el esfuerzo por superarse de algunas compatriotas que conocí allá, este viaje me permitió vivir de cerca la situación que están viviendo España y Europa. Allá comprobé que la unión política y el modelo social europeo es el mejor del mundo pero, también, que en muchos países es insostenible. La crisis económica y la inamovilidad en los cargos ha elevado el desempleo hasta el 10% en los 16 países que conforman la Eurozona (en España esta cifra llega al 19%) lo que está  empujando a jóvenes de varios países europeos a buscar oportunidades en otras regiones del mundo. Según estadísticas oficiales, entre junio de 2009 y junio de 2010, unas 65 mil personas abandonaron Irlanda, la cifra más alta de las últimas dos décadas. Aún más: un reciente informe del Instituto Irlandés de Investigación Económica y Social predijo que, producto de la crisis en el “tigre celta” se espera que unos 200 mil irlandeses abandonen el país entre 2010 y 2015. Pero el fenómeno se está extendiendo a otros países: según un estudio de la universidad canadiense Simon Frasier, unos 100 mil portugueses abandonaron el país entre 2007 y 2008.

Quizás más impactante que estas estadísticas son las palabras de Pier Luigi Celli, rector de la italiana Universidad Libre Internacional de las Ciencias Sociales quien expresa en una carta abierta a su hijo, publicada en noviembre de 2009 por el periódico romano La Repubblica: “Con el corazón que sufre más que nunca, mi consejo es que, una vez terminados tus estudios, te vayas al exterior. Elige irte donde aún tiene sentido la lealtad, el respeto, el reconocimiento del mérito y de los resultados (…). Hazme caso: éste es un país que no te merece. Hubiéramos querido que fuera distinto, pero fracasamos”.

¿Cómo llegó Europa a esta situación? ¿Cómo se explica que, en pocas décadas, la importancia de las  economías europeas  habrá caído del 20% actual a menos de la mitad del total mundial? Varios de las y los participantes del programa de estudios con los que interactué en Murcia expresaron su descontento con un sistema que genera rigidez en las estructuras socio-económicas y que impide la movilidad de iniciativas emprendedoras, capaces de innovar, crear valor y expandir oportunidades para todos.  Conversaciones con profesores y estudiantes me dejaron claro que uno de los grandes problemas de España y, probablemente de gran parte de Europa, es que estableció un sistema donde se esperaba que los problemas públicos sean resueltos predominantemente por el Estado. La crisis hoy evidencia que ningún actor, por legítimo y poderoso que sea tiene todos los recursos ni las ideas para promover el desarrollo. Europa ha contagiado al mundo valores y ejemplos que han inspirado a otras regiones a construir sistemas sociales y económicos que buscan garantizar los derechos de todos los y las ciudadanas. Sin embargo, al  reducir lo público a lo estatal como medio para construir un sistema caracterizado por la solidaridad y la equidad, el continente europeo parece haber reducido también el dinamismo y capacidad de otros actores de la sociedad para contribuir con la generación de oportunidades que permitan a las personas tener una vida plena. Y esa parecería ser una de las explicaciones de la escasez de organizaciones de la sociedad civil que trabajen de forma  permanente y proactiva más allá de las, necesarias pero insuficientes, protestas en las calles.  

No será posible superar crisis como las que vive actualmente Europa sin contar con estados estratégicos y fuertes; mercados dinámicos y emprendedores (e inteligentemente regulados!); y, una sociedad civil innovadora y solidaria. Por ello, a España y a Europa le urge promover y fortalecer organizaciones de la sociedad civil; la crisis exige más que nunca que existan ONG, Asociaciones, Centros de Políticas Públicas, Organizaciones barriales y estudiantiles, entre otras expresiones de la ciudadanía comprometidas con la promoción de nuevas políticas y prácticas que podrían devolver el dinamismo, la creatividad y el sentido de propósito a España y a Europa.

¿Cómo hacerlo? Los participantes de la Maestría de Desarrollo Humano e Intervención Social de la Universidad de Murcia generaron varias propuestas para potenciar  la vida cívica que van desde presupuestos participativos en los Ayuntamientos hasta asociaciones de agricultores orientadas a mejorar las condiciones de intercambio así como el bienestar de productores como de consumidores. A lo largo de las clases tuve la oportunidad de compartir el dinamismo y creatividad que ha alcanzado la ciudadanía en América Latina y coincidimos en la necesidad de intercambiar experiencias que apoyen los esfuerzos de Europa por reconstruir su sociedad civil. En esas conversaciones en Murcia, también me quedó claro que la generación de espacios de participación y acción ciudadana no puede venir sólo de una tendencia ideológica, ni sólo del Estado o los partidos políticos; este proceso debe venir principalmente de la misma sociedad civil: de ciudadanos y ciudadanas “de a pie” que, conscientes de la importancia de su rol en el desarrollo, se organicen para promover Estados más honestos y efectivos, mercados más transparentes e inclusivos, ciudadanías más activas y comprometidas…

La globalización está aumentando aceleradamente los problemas que requieren respuestas coordinadas entre varias regiones y países. La integración en Iberoamérica ha avanzado entre los Estados y las empresas privadas. Quizás ha llegado el tiempo que comencemos a avanzar en la integración de las ciudadanías. El entusiasmo y compromiso que sentí en Murcia son una muestra que las organizaciones de la sociedad civil tienen un rol fundamental promoviendo esa otra integración, que además puede ayudar tanto a Europa como a América Latina a superar los desafíos para alcanzar un desarrollo auténticamente humano y sostenible.

A %d blogueros les gusta esto: